martes, junio 05, 2007

Chapeau!

Todo comenzó una tarde de primavera. Apareció en el Picnic. Probó, le gustó... y gustó... brindando por ello con un suave y aterciopelado vino, que derramaron en El cáliz de plata (1954).



Lo que se ve a simple vista es la primera impresión, y sus ojos le marcaron. Ojos que escondían el pundonor y lanzaban esa mirada segura que sabe que conseguiría que no solo lo recordaran por ello... y decidió ser Marcado por el odio (1956). Y lo consiguió.

Y siguió con The rack (1956). Y se rodeó de Mujeres culpables (1957), tratando con la mano izquierda, El zurdo (1958), que la situación requería, convirtiéndose en un simple Un marido en apuros (1958).

Paseó arrogante, ambicioso y oportunista durante El largo y cálido verano (1958), mirando, impávido, pensando como conquistar La ciudad frente a mi (1959), admirándola Desde la terraza (1960).






Marcó el camino del Éxodo (1960), jurando Un día volveré (1961). Sacó de la chistera El buscavidas (1961) que, a través del siempre ingenuo Dulce pájaro de juventud (1962), hizo de Hud, el más salvaje entre mil (1963).

Sin abandonar a Samantha (1963) consiguió El premio (1963), aunque no de la mano de Lady L (1965), a la que Harper, investigador privado (1966) miraba través de la Cortina rasgada (1966) de una habitación de motel.

Pero no era más que Un hombre (1967), al que le atribuyeron La leyenda del indomable (1967), como si de un Comando secreto (1967) se tratara.

Y, por un momento, decidió dejar de ser el mirado, para mirar a Raquel, Raquel (1968, director).

Intentó luchar contra su hado. Se enfundó en el mono, y pisó el acelerador una y otra vez, recorriendo 500 millas (1969) sin parar... pero no fue capaz, porque solo era una parte del dúo, eran Dos hombres y un destino (1969). Eso sí, dejando claro que era de una Casta invencible (1971), que no se asustaba ante El juez de la horca (1972), tal y como lo hacían Los indeseables (1972).

Y volvió a dar el salto, para mirar El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas (1972, director). Para dar el más elogiado, recordado y grande... El golpe (1973).



Y espiando tras los diamantes, El hombre de Mackintosh (1973) mantuvo la sangre fría en las alturas, tomando las riendas, y marcando nuevamente el camino entre el humo y el calor que desprendía El coloso en llamas (1974), como siempre, Con el agua al cuello (1975).

Nunca llegaba La última locura (1976), porque cuando parecía que ya lo había hecho todo, Buffalo Bill (1976) nos sorprendió con su espectáculo. Seguido por El castañazo (1977) sufrido sobre el hielo.

A pesar de que el Quinteto (1979) sufría por la supervivencia siempre perseguida, El día del fin del mundo (1979) aún quedaba lejos, muy lejos... Tal vez pretendió encontrarla mirando en La caja oscura (1980, director) que apareció por sorpresa en el Distrito apache (1980), lugar donde se respiraba esa Ausencia de malicia (1981) que acompaña al mejor Veredicto final (1982).




La incomprensión le acompañó y Harry e hijo (1984) descubrieron El color del dinero (1986) con la lucha diaria. La misma lucha que miles de personas que no tienen reconocidos sus derechos gritan, jaleando cuando alguien sale a la calle para decirles que son igual que los que les niegan esa posibilidad, aún a pesar de protagonizar El escándalo Blaze (1989). Que lucha contra esos Creadores de sombra (1989) que pintan el mundo en blanco y negro, Esperando a Mr. Bridge (1990) en el pasado, olvidando que hay una paleta de alegres y vivos colores. Como fue capaz de ver Bailando con lobos (1990, director).

Nunca tuvo Ni un pelo de tonto (1995), por eso, solo por eso, dio El gran salto (1994). Haciendo que se olvidaran de sus ojos, y, tal vez, sin importarle demasiado Donde esté el dinero (1998), porque miraba al horizonte Al caer el sol (1998), sin dejarse arrastrar Camino a la perdición (2002)....



... pero sin duda, siempre estará acompañado por La gata sobre el tejado de zinc (1958)...



















7 Comments:

Blogger AiguaMel ...

Y de todos aquellos que le hemos seguido, unos más que otros,...

Quizás soy mayor, pero sigo preferiendo a Gary Grant y a él, siempre serán mis actores preferidos,... los de ahora, ni me fijo, a Geroges Cloney lo detesto,...y los demás no tienen por donde empezar.

Un abrazo

5/6/07 14:21  
Anonymous Anónimo ...

Qué post homenaje más bonito Celia a estos inmensos ojos azules...que guapo y elegante sigue siendo a pesar de los años, y que gran actor...que paseo más lindo por sus pelis has hecho!!
Gracias, yo creo que lo de retirarse es algo light...este morirá con las botas puestas, como los todos los grandes, gracias por tu visita en mi blog.
Un beso
Sarah

5/6/07 23:41  
Blogger Juan Cosaco ...

Yo me quedo con "Cool Hand Look" (la leyenda del indomable), El buscavidas, 2 hombres y un destino, Harry e hijo y la genial "El castañazo"
Es el mejor, para siempre.
Salud!

7/6/07 00:37  
Blogger De cenizas ...

Siempre dije que si pudiera cambiar mi apariencia por la de otro hombre, seria Paul Newman.


besos

7/6/07 23:03  
Blogger Umma1 ...

Si pienso en Paun Newman, me aparece la gata sobre el tejado de zinc caliente.
Buen actor y qué ojos...

8/6/07 14:09  
Blogger MentesSueltas ...

Paso si mucho tiempo, prometiendo volver...
Mientras tanto dejo un enorme abrazo.
MentesSueltas

9/6/07 15:07  
Blogger Bohemia ...

La mirada más bonita del cine, así de las últimas también me gustó en: Camino a la perdición y Mensaje en una botella...

Besos

15/6/07 19:27  

Publicar un comentario

<< Home

Powered by Blogger

ecoestadistica.com