martes, enero 02, 2007

¿Censura?

Me pides explicaciones. Y esperas respuestas. Y yo me sorprendo. Y la impaciencia se desata. Y las vuelves a pedir. Y sigues sin obtener la respuesta que esperas. Y te enervas. Y la perplejidad se apodera de mí. Y la impotencia hace acto de presencia. Y es entonces cuando levantas tu dedo acusador y lo diriges hacia mí... Y el encrespamiento evita que recuerdes que aquel que acusa lo hace juzgando, evaluando, reprobando, murmurando... y eso, precisamente eso, es CENSURAR... Y lo haces tras el antifaz del anonimato...





... Me pides explicaciones. Y obtienes silencio. Y no es porque no pueda responder. Es porque responder a un anónimo supone gritar al vacío, hablar a la nada... Y me acusas... Y la ira impide que te des cuenta que, tal vez, sea el antifaz el que incomode la lectura de la respuesta, y que tal vez, si lo levantas la puedas leer, porque siempre estuvo delante de ti, solo que era demasiado grande para ser vista por los pequeños orificios del entendimiento que supone una máscara.

Y ahora, te invito a que puedas ver sin la molestia del antifaz, aunque, eso, solo depende del que lo lleva puesto...

Suerte

2 Comments:

Blogger ka ...

Pues si, a veces parece que llevásemos un antifaz, y nos escondiéramos y a la vez no viésemos lo que tenemos ante nuestros ojos, no se aprecian los detalles, lo importante...y como bien dices, las respuestas están ahí, sólo hace falta un poco de atención y saber verlas.
Hablar con un anónimo es como hablar con la pared, no merece la pena.
Besos para ti, Celia.

2/1/07 15:29  
Blogger Juan Cosaco ...

Bueno, yo soy anónimo, pero intento no juzgar; en todo caso dar mi opinión lo más honesta posible.
Juzgar y condenar es algo que hacen los jueces y es algo que para nada me gustaría ser...
Salud!

2/1/07 23:30  

Publicar un comentario

<< Home

Powered by Blogger

ecoestadistica.com